Salud bucodental: ¿verdadero o falso?
15/07/2022
Tipos de pastas dentales
07/01/2023

¿Qué es el sarro?

¿Qué es el sarro?

Sobre las superficie de los dientes van depositándose continuamente bacterias orales y restos de comida formando la placa dental. Si no procedemos a una correcta higiene bucodental, esta placa irá endureciéndose debido a la calcificación producida por los minerales de nuestra saliva (fosfato y calcio). En este momento, ya el cepillado es incapaz de eliminarla y se le llama sarro o cálculo dental.

Las principales causas del sarro

La principal causa del sarro es la mala higiene oral. El sarro se acumula sobre todo en las zonas en las que resulta más difícil acceder con el cepillo de dientes. Una técnica inadecuada o demasiado rápida permite que la placa se acumule y se calcifica. Otro factor que favorece el sarro es el pH de la saliva. El pH varía de una persona a otra y aquellas que lo tienen más elevado (menos ácido) forman más sarro. Existen, además, factores que favorecen la aparición de sarro, como el consumo de das alcohólicas, café, hábito tabáquico, determinados medicamentos o colutorios

¿Cómo se elimina el sarro?

Una vez se ha formado el sarro, es imposible eliminarlo por uno mismo, por lo que se requiere de una ayuda profesional. En la mayoría de los casos, bastará con una tartrectomía (limpieza profesional) realizada con un aparato de ultrasonidos y agua, lo que permite desintegrar el sarro mediante vibraciones. Sin embargo, en otros casos, el sarro se introduce debajo de la encía y es necesario recurrir al raspado y alisado que se lleva a cabo con unos instrumentos manuales o median- te ultrasonidos. Las revisiones periódicas al dentista permiten establecer la periodicidad de la eliminación del sarro para evitar problemas mayores, como la pérdida de hueso que rodea al diente y que da lugar a la enfermedad periodontal.

¿Cómo se forma el sarro?

Una encía saludable es de color rosa, no tiene placa dental y no sangra cuando nos cepillamos los dientes. Si no realizamos una correcta higiene, las bacterias irán pegándose a las superficie de los dientes, apareciendo la placa e irritando a la encía, la cual empieza a enrojecerse y a sangrar. Si esta situación se mantiene en el tiempo, los minerales de nuestra saliva irán depositándose en esa placa convirtiéndola en sarro, una capa dura que inflama las encías y puede desembocar en enfermedad periodontal si no se elimina.

Encía normal
Encía de color rosa, pegada al diente. No hay placa, no sangra al cepillarse y no hay sarro.

Gingivitis
Presencia de placa acumulada (bacterias). Encía inflamada, sangra, pero no hay sarro.

Sarro
Depósito de minerales (fosfato y calcio) en la placa. Se forma sarro duro que no puede eliminarse con el cepillado.

Una higiene bucodental deficitaria origina que se forme placa y sarro,  situación que puede desembocar en la aparición de caries o de enfermedad periodontal. Una simple revisión y limpieza profesional detendría el  proceso. En caso contrario, si aparece una caries será necesario realizar una obturación (empaste) o colocar una corona. Si dejamos que progrese, terminará por dañarse la pulpa del diente (nervio), apareciendo dolor.  El dentista tendrá que hacer una endodoncia y proteger el diente mediante una corona. Finalmente, si la caries llega a un nivel elevado de destrucción del diente, no quedará más remedio que extraerlo y reponerlo mediante un implante. De esta forma, lo que era una solución sencilla se convierte en un problema grave que alcanza hasta 25-30 veces el coste inicial de prevención.

El cuidado de su boca es fundamental para evitar complicaciones

Información recogida de Consejos de tu dentista