Bruxismo: rechino los dientes
02/10/2021
La caries: su importancia
30/11/2021

Mucositis periimplantaria y periimplantitis

El implante dental es una pequeña pieza, generalmente de titanio que se coloca mediante una intervención quirúrgica sustituyendo de manera artificial la raíz natural del diente. Siendo necesarios en algunos casos el paso por cirugías previas como injertos de hueso, elevación de seno o regeneraciones.

El fracaso de un implante se pueden dividir según el momento en el que aparecen en dos fases, una temprana antes de cargar el implante y relacionada con la falta de contacto hueso-implante, la cual afectará el proceso de la osteointegración, o una fase tardía, una vez el implante está osteointegrado. De acuerdo a su naturaleza también se pueden dividir en biológicas, perjudicando a los tejidos alrededor del implante o mecánicas relacionadas directamente con el implante

Entre las complicaciones tardías biológicas que pueden aparecer una vez instalada la prótesis, encontramos las enfermedades periimplantarias las cuales son patologías inflamatorias de naturaleza infecciosa que se producen en los tejidos que rodean el implante. Agrupando dos enfermedades diferentes: la mucositis periimplantaria y la periimplantitis.

Primera etapa: mucositis periimplantaria

En la primera etapa inflamatoria, nos encontramos con la mucositis periimplantaria, donde se aprecia el enrojecimiento e inflamación de los tejidos que rodean el implante, pero no existe afectación del hueso o tejido de soporte. Podemos compararla con el caso de la gingivitis, ya que si se trata a tiempo es reversible, una vez que se elimina la placa y la inflamación desaparece.

Etapa avanzada: periimplantitis

La periimplantitis, es la etapa más avanzada que se caracteriza por la inflamación de los tejidos y la pérdida ósea progresiva alrededor del implante; pudiendo llegar incluso a perderlo.

Hasta que no se pierde por completo la osteointegración, los implantes con esta afección pueden permanecer estables durante mucho tiempo independientemente de la severidad de la inflamación del sangrado y de la profundidad del sondaje. Por esto no se puede considerar que la aparición de periimplantitis signifique el fracaso del implante, ya que es cuando se pierde de manera total la osteointegración, por no controlar el proceso de inflamación cuando hablamos de fracaso.

Causas de la mucositis y la periimplantitis

El principal causante de la mucositis y la periimplantitis es la acumulación de placa bacteriana alrededor de los implantes. Y es que, los restos de comida que quedan depositados en los espacios interdentales y no son eliminados con el cepillado dental, favorecen la aparición de bacterias que dañan las encías. Por eso, es importante dedicar tiempo a una correcta higiene bucodental.

Tratamiento contra la mucositis periimplantaria y periimplantitis

La prevención es esencial para evitar una afección periimplantar. Recomendamos acudir periódicamente a revisiones con el dentista y no descuidar los hábitos de higiene bucodental. En particular, tras una cirugía de implantes.

Es importante la realización anual de una limpieza bucodental, la formación de placa bacteriana es una de las causas de la periimplantitis.

En caso de que las bacterias afecten a los tejidos blandos, nuestro odontólogo actúa realizando una limpieza de implante para eliminar el sarro existente. Si por el contrario estamos ante síntomas propios de la periimplantitis, es necesario intervenir quirúrgicamente para eliminarla. A través de un acceso, nuestro especialista en odontología elimina por completo la placa bacteria, y reconstruye la zona dañada.

Si tienes dudas sobre los riesgos que entraña los implantes dentales, acude a nuestra clínica dental e infórmate. Nuestros especialistas en odontología resolverán todas tus preguntas y te darán las pautas para prevenir la mucositis periimplantaria y periimplantitis. Porque tu salud bucodental es primordial.