Contractura muscular

No es más que una contracción exagerada de las fibras que forman el músculo. En ocasiones se puede palpar a través de la piel como si fuera un bulto o zona endurecida, lo que produce dolor local y a veces ese dolor puede irradiar hacia otras zonas, producir dolor de cabeza, mareos, hormigueos o sensación de adormecimiento de extremidades.

contractura-muscular

Las contracturas pueden aparecer por:

  • Exigir al músculo un esfuerzo superior al que es capaz de soportar.
  • Músculo debilitado.
  • A consecuencia del senderismo.
  • Posturas repetitivas o forzadas.
  • Estiramiento brusco.
  • Frío.
  • Mala alimentación.
  • Estrés o ansiedad.

Si ya tienes una contractura no intentes tratarla tu mismo, lo mejor es ir al médico o fisioterapeuta para que te diagnostiquen el tipo de contractura que tienes y la pueda tratar.

Tratamiento contra una contractura:

Debido al carácter leve de este tipo de dolencias, el tratamiento de una contractura muscular se basa en seguir unas sencillas pautas, gracias a las cuales se pueden minimizar e incluso eliminar sus efectos sin necesidad de grandes rehabilitaciones.

En primer lugar, se debe aplicar la propia lógica: alejarse del mecanismo lesional. El reposo, en muchas ocasiones, es el mejor método de curación.

Un tratamiento muy válido en los primeros estadios de la contractura, es la aplicación de calor seco en la zona afectada, como por ejemplo el uso de almohadas eléctricas.

Los baños de contraste son otra forma de paliar los efectos dolorosos de las contracturas. Esta técnica se basa en el uso alterno del agua fría y el agua caliente, provocando reacciones sucesivas de vasoconstricción y vasodilatación, estimulando así la circulación en la extremidad tratada.

El uso de la farmacología es un tratamiento más agresivo, más químico, pero con unos resultados óptimos. Cualquier antiinflamatorio, ya sea de ingesta oral o de aplicación cutánea, ayudará a la recuperación de la zona dañada.

Los masajes. El método más eficaz y natural de todos los expuestos anteriormente. No existe mejor remedio ante una contractura que ponerse en manos de un profesional.

Ponemos a su disposición los siguientes servicios de fisioterapia