La lengua blanca. Causas.
14/09/2021
Mucositis periimplantaria y periimplantitis
05/11/2021

Bruxismo: rechino los dientes

El bruxismo es el término médico para designar el rechinamiento dental. Puede tener varias causas: estrés, problemas de oclusión dental, problemas de la articulación temporomandibular, entre otras, que solo el dentista puede diagnosticar.

Además de identificar la causa, el profesional suele, como primer paso, recomendar la colocación de una férula para detener el proceso. Muchas veces, se requiere una restauración total de los dientes para devolverles la forma y función, o aconsejar un tratamiento de ortodoncia.

Signos

Hay que diferenciar el bruxismo diurno del que se produce por las noches, llegando a considerarse un trastorno del sueño. Su prevalencia es muy alta en adultos (8% el nocturno y hasta 20% el diurno). El paciente con bruxismo no solo es detectado por la presencia clínica de desgaste dental, sino por la presencia de síntomas a nivel del aparato masticatorio (dolor en la musculatura, artralgia, cefaleas, bloqueos en la articulación temporomandibular, etc ).

Síntomas

  • Ansiedad, estrés y tensión.
  • Depresión.
  • Alteraciones del sueño como insomnio.
  • Sensibilidad muscular, especialmente por la mañana.
  • Dolor facial, de cabeza y de cuello.
  • Sensibilidad dental al frío, al calor y a los dulces.
  • Dolor o inflamación de la mandíbula.
  • Trastornos alimenticios.

Causas

Los médicos no comprenden del todo qué es lo que causa el bruxismo, pero puede deberse a una combinación de factores físicos, psicológicos y genéticos. El bruxismo durante la vigilia puede deberse a emociones como la ansiedad, el estrés, la ira, la frustración o la tensión.

Tratamiento

El tratamiento suele ser multidisciplinar y puede incluir la odontología neuromuscular, fisioterapia, tratamiento de posibles maloclusiones y utilización de férulas, amén del tratamiento previo de posibles lesiones de caries o ausencias dentarias.
En algunos casos se emplean fármacos (tanto para tratar la ansiedad como la inflamación de la articulación) así como técnicas de relajación y control de estrés.

Estos remedios nos pueden ayudar a aliviar el dolor de manera puntual, pero siempre se recomienda acudir a un especialista, quien valorará la causa de la molestia y pautará el tratamiento más adecuado.